¿Qué son las cajas de seguridad?

Las cajas de seguridad, arcas o cajas fuertes son contenedores diseñados para guardar en su interior dinero, joyas, documentos u otros objetos de valor. Están fabricadas con materiales altamente resistentes y disponen de sofisticados mecanismos de cierre para dificultar su apertura por personas que no dispongan de autorización.

Las cajas de seguridad son un servicio que brindan las entidades financieras para resguardar el dinero de los particulares en lugares especialmente acondicionados a tal fin, colocadas esas cajas en sitios retirados del paso de clientes, con llaves que poseen tanto el locatario de la caja de seguridad como la entidad propietaria. No se declaran los bienes que el usuario coloca en las cajas, conocidas como cajas fuertes, que cuentan con un seguro por determinado monto de dinero o bienes depositados, en caso de que se produzca el robo de las mismas, lo que esporádicamente ocurre.

Entre el cliente, que usará la caja de seguridad para resguardar sus valores mobiliarios (dinero, documentación, joyas, etcétera) y la entidad que le suministra el uso de la misma, se celebra un contrato, sinalagmático, pues existen prestaciones de ambas partes. La institución le da el uso de la caja, el seguro, la vigilancia, y el cliente a cambio abona una suma de dinero mensual, trimestre o anual, según lo pactado en este contrato, que en general se debita de su caja de ahorros o cuenta corriente, siendo un contrato de adhesión, pues el cliente solo presta conformidad a cláusulas preestablecidas. cada Caja está identificada con un número.

Las cajas de seguridad son un medio de resguardar los bienes más preciados que posee una persona, sin necesidad de declararlos en su individualidad, evitando tenerlos en su domicilio particular, donde existen menos medidas de seguridad que en un lugar montado especialmente, y blindado, para el depósito de bienes muebles.

Ventajas de rentar cajas de seguridad

Mayor seguridad: Si eres de las personas que no confían en tener una caja de seguridad en tu casa por el riesgo que esto implica para tus seres queridos, rentar una caja de seguridad es tu mejor opción ya que sabrás que tus objetos estarán totalmente protegidos y contaran con vigilancias las 24 horas del día y a su vez tus familias no correrán el riesgo de que los ladrones quieran entrar para robar el contenido de la caja fuerte.

Total discreción: Puedes guardar en las cajas de seguridad lo que quieras sin tener que declarar antes las autoridades del banco su contenido, las personas generalmente guardan en este tipo de cajas, joyas, obras de arte, documentos importantes, títulos valores, unidades de disco duro con información importante, pero debes tener en cuenta que en estas cajas no puedes guardar sustancias y objetos ilícitos.

Privacidad: Para realizar operaciones en tu caja tienen a tu disposición cámaras donde puedes manipular el contenido de tu caja sin que nadie te moleste, donde solo estés tú y tu caja, para que nadie pueda ver lo que tiene en su interior, recuerda que al momento de terminas de usar tu caja debes asegurarte que nada quedo por fuera y que siempre tengas las llaves contigo, en caso de que se extravié la llave el banco contactara a los cerrajeros para que haga la sustitución de la cerradura.

Acceso flexible: Esto no quiere decir que cualquier persona podrá utilizar tu caja, al contrario este servicio adicional es por caso de emergencia, si te llega a pasar algo solo podrá manipular tu caja de seguridad las personas que hayas decidido dejar como beneficiaria, este servicio tiene un costo adicional y solo pueden ser autorizadas dos personas.

¿Qué tipos de sistema de cierre existen para las cajas de seguridad?

El sistema de apertura y cierre es fundamental tanto en la seguridad de la caja como, evidentemente, en su funcionalidad. Existen multitud de soluciones, aunque todos se basan en el desbloqueo de la puerta mediante un sistema interno movido por un mecanismo accionado por algún elemento externo.

Mecanismo accionado por llaves: Son los más sencillos. Estos sistemas basan su apertura en el accionamiento del mecanismo de cierre mediante el giro de la llave.

Combinación mecánica: Ruleta compuesta por varios discos internos que, mediante una serie de giros a izquierda y derecha, definidos por una clave, desbloquean el mecanismo.

Combinación electrónica: Tan solo requiere que se introduzca la clave, generalmente numérica, para desbloquear el mecanismo de cierre. Posteriormente, bien por la activación de un sistema motorizado, bien por el giro de una llave o un pomo, la puerta de la caja fuerte se abre. Ofrecen muchas posibilidades: cambio de claves, bloqueos horarios, gestión de usuarios, retardo e incluso control de la caja desde un Smartphone.

Cerradura biométrica: Uno de los sistemas más modernos. Aún no está desarrollado plenamente y por esto no se encuentra de forma habitual en cajas fuertes.

Referencias

https://cajas10.com/cajas-fuertes/

https://deconceptos.com/ciencias-juridicas/caja-de-seguridad

https://www.bimetica.es/4-beneficios-de-las-cajas-de-seguridad-bancarias/

Conoce más artículos interesantes aquí

No olvides compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *